Skip to main content

Oración para la mañana de la solemnidad de Todos los Santos

¡con todos los santos, adoremos!

Gloria al Padre, y al Hijo

y al Espíritu Santo, como era en el principio,

es ahora y será por siempre. Amén. Aleluya.

Himno

Santo, Santo, Santo! todos los santos te adoran,

arrojando sus coronas de oro en torno al mar vidrioso;

Querubines y serafines cayendo ante ti,

que fueron y son y serán por siempre.

¡Santo, Santo, Santo! ¡Señor Dios Todopoderoso!

Todas tus obras alabarán tu nombre, en la tierra, el cielo y el mar;

¡Santo, Santo, Santo! ¡Misericordioso y poderoso!

Dios en tres personas, bendita Trinidad.

SALMO 19:8-11

Habla a toda la comunidad israelita y diles Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo. (Lv 19,2)

Toda santidad fluye de la santidad de Dios. Jesucristo, el Hijo Unigénito de Dios, es la riqueza de su casa; el Espíritu que se derrama sobre el mundo por medio de su Muerte y Resurrección es el torrente de las delicias de Dios y la fuente de la vida. Estos dones del amor de Dios son los que hacen santo al ser humano.

La ley del Señor es perfecta,

reaviva el alma.

La regla del Señor es de confianza,

da sabiduría a los sencillos.

Los preceptos del Señor son justos

alegran el corazón.

El mandato del Señor es claro,

da luz a los ojos.

El temor del Señor es santo,

permanece para siempre.

Los decretos del Señor son la verdad

y todos ellos justos.

Son más deseables que el oro,

que el oro más puro,

y son más dulces que la miel,

que la miel del panal.

Gloria al Padre….

Palabra de Dios (Efesios 1:18-20)

Que sean iluminados los ojos de [vuestros] corazones, para que sepáis cuál es la esperanza que corresponde a su llamada, cuáles son las riquezas de gloria de su herencia entre los santos, y cuál es la supereminente grandeza de su poder para con nosotros, los que creemos, según el ejercicio de su gran fuerza, que obró en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en los cielos.

Los santos del Altísimo recibirán

la realeza, para poseerla por los siglos de los siglos. (Dn 7:18)

Cántico de Zacarías

Desde que yo, el Señor, te hice subir de la tierra de Egipto para ser tu Dios, serás santo, porque yo soy santo. (Lv 11,45)

Bendito sea el Señor, el Dios de Israel

ha venido a su pueblo y lo ha liberado.

Ha suscitado para nosotros un poderoso salvador

nacido de la casa de su siervo David.

Por medio de sus santos profetas, prometió desde antiguo

que nos salvaría de nuestros enemigos

de las manos de todos los que nos odian.

Prometió mostrar misericordia a nuestros padres

y recordar su santa alianza.

Este fue el juramento que hizo a nuestro padre Abraham

liberarnos de las manos de nuestros enemigos,

libres para adorarle sin miedo,

santos y justos a sus ojos

todos los días de nuestra vida.

Tú, hijo mío, serás llamado el profeta

del Altísimo;

porque irás delante del Señor para preparar su camino

para dar a su pueblo el conocimiento de la salvación

por el perdón de sus pecados.

En la tierna compasión de nuestro Dios

la aurora de lo alto se posará sobre nosotros

para iluminar a los que habitan en las tinieblas

y la sombra de la muerte,

y para guiar nuestros pies por el camino de la paz.

Gloria al Padre…

Intercesiones

A Dios, Padre del amor, le pedimos:

R/ Tú eres santo, Señor; haznos santos.

Nos has regalado tu amor y tu verdad en Jesucristo:

  • muéstranos en él el camino de la santidad. R/

Nos has dado cobijo en tu casa

  • enséñanos a convivir en el amor mutuo y en la paz. R/

Nos has alimentado con el mejor trigo y nos has dado a beber el cáliz de la vida:

  • transfórmanos en el único y santo Cuerpo de Jesucristo mediante nuestra participación en la Eucaristía R/

(Intenciones personales)

Padre nuestro….

Oh Dios, nos has dado a tu único Hijo como fuente y medida de toda santidad. Por la intercesión y el ejemplo de todos los santos, cuya memoria honramos hoy, enséñanos a vivir como el pueblo santo que has llamado a ser en él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Leer más

ORACIÓN PARA ESTA MAÑANA (DOMINGO 1 DE NOVIEMBRE)

Según Juan Pablo II, esta virtud es el fundamento de la santidad de María

3 hábitos de los santos que deberías aprender ahora

Leave a Reply